Tarta (casi) cruda de mango

Esta es una de las tartas dulces más rápidas y fáciles que he hecho nunca...
Aparte, es muy ligera, y se puede preparar con casi cualquier fruta, cereal y fruto seco que tengas en casa, sustituyendo cada cuál en su lugar de la receta.
Su composición es:

Sin huevos
sin azúcar
sin lácteos
sin harina
sin horno

O sea, es apta para celíacos y veganos.
Puedes hacerla crudívora si cambias el cereal cocido por copos o por otros frutos secos. (Bueno, habría que ver si los crudívoros ortodoxos consumen agar agar o zumo hervido).



Ingredientes
para la base
1 taza grande de avena en grano ya cocida.
1 taza de nueces
30 dátiles de rama, más o menos

para el relleno
3 mangos medianos
2 peras pequeñas (o manzanas)
1 taza de zumo de manzana de Cal Valls
4gr de agar-agar en polvo (o un par de gramos más, si quieres que quede más sólido)

Triturar la avena en grano cocida (podría ser arroz, trigo sarraceno, espelta, kamut...) con los dátiles deshuesados y las nueces. Quedará una pastita bastante unificada. Para eso necesitarás un buen procesador de cocina o tener mucha paciencia con la batidora para que no se te queme.
Esparcimos la masa por la base de un molde sin necesidad de engrasarlo.

Aparte, pelo los mangos y las peras y trituro su pulpa (por el color, también me ha venido a la cabeza probar de hacerla con calabaza).
Disuelvo el agar-agar en el zumo de manzana y lo pongo a hervir. Cuando haya hervido un par de minutos, lo mezclo rápidamente con la fruta, para que quede como un puré líquido bien conglomerado.
Vierto el puré en el molde y pongo a enfriar en la nevera.
Aproximadamente dos horas más tarde ya está la gelatina solidificada.


0 comentarios :

Publica un comentari a l'entrada

 

...La comida que me hace cantar....