Consejos para cuidar el pelo rizado


Descubrí que mi cabello era rizado leyendo en blogs.
Cuando era adolescente siempre llevaba coleta. Mi pelo era encrespado y voluminoso.
Yo pensaba que mi pelo, simplemente, no tenía forma. Como si estuviera en un limbo extraño: ni liso ni rizado. Un tipo de pelo de los que 'nunca se pueden llevar suelto', o de los que, por mucho que les apliques mascarillas, siempre están más secos que un 'estropajo'.

Cuando me lo cortaban en peluquerías, solían cortarlo como si fuera un pelo liso: lo mojaban y lo cortaban a capas.
En realidad, lo hacían con el mismo pensamiento que yo tenía: los cabellos encrespados "deberían ser lisos", pero por alguna tara de la naturaleza no lo acaban de conseguir.
Los pobres son así.

Los resultados que conseguían al cortarme el pelo de esa manera eran tipo esto:

*Todos estos peinados me parecen geniales. Lo que no me gusta es que muchas veces se hacen por desconocimiento sobre el cabello rizado*

- Krusty el payaso

- Un músico de Glam Rock




- Melena tipo zarza-arbusto




Un día, una amiga peluquera me contó que ella cortaba el pelo de una forma especialmente pensada para cabellos rizados. Me propuso cortarme el pelo en su casa.
Cuando acabó, literalmente aluciné.
A mis 20 años acababa de descubrir que mi pelo no "era" un estropajo, ¡tenía forma! ¡Y era rizado!

Pero el gran cambio vino poco después, cuando empecé a leer blogs afroamericanos y latinoamericanos, donde hablaban sobre 'The Curly Revolution'.

¿Qué es la Curly Revolution?
Es un movimiento que quiere acabar con el 'estigma' y el desconocimiento que hay alrededor del pelo afro y el pelo rizado.
Este movimiento lo iniciaron mujeres con el pelo afro, para acabar con la tendencia social de las últimas décadas, en la que parece que el pelo afro es algo equivocado, que hay que domar y alisar, para que se parezca a los "estándares universales de belleza" de la mujer blanca.

El primer aprendizaje de la Curly Revolution es que no hay un solo tipo de pelo ondulado o rizado. ¡Hay muchísimos! No se trata de que hagas que tu pelo tenga una forma concreta, simplemente tienes que aprender los trucos que ayuden a TU pelo natural a definirse y fortalecerse.

Si eres de esas personas que siempre se hace una coleta porque le da vergüenza llevarlo suelto; si crees que tu pelo tendría que ser liso pero, por una extraña tara de la naturaleza, no es ni liso ni rizado; si crees que tu tipo de pelo es, simplemente, 'encrespado'. 
Te diría...
Tu pelo no es sin forma. Tu pelo tiene una forma natural, pero, seguramente, aún no estás siguiendo la rutina idónea para ayudar a potenciarla. Seguramente estás tratando tu pelo a contracorriente, intentando que sea de otra manera y obstaculizando su forma natural.
Tu pelo no "es" encrespado ni un estropajo. El encrespamiento es una señal de que hay algo que no estamos haciendo bien. Nadie nos ha enseñado que un pelo encrespado es, normalmente, un pelo rizado pero mal tratado. Y lo mismo con un pelo reseco y castigado. Son diamantes en bruto.

Este es el segundo aprendizaje de la Curly Revolution.
Casi todo lo que creíamos sobre cómo tratar el pelo rizado es incorrecto.
Los productos que usamos, los hábitos que seguimos y el corte de pelo que llevamos.
Todas estas rutinas que seguimos, en realidad, están pensadas para personas con el pelo liso.
Además, la industria de los productos de belleza crea productos que, en realidad, buscan camuflar y transformar tu pelo, no potenciar su forma natural, que es de lo que se trata.

La Curly Revolution viene a cambiar eso. La Curly Revolution es una red de millones de personas en todo el mundo con el pelo afro y rizado, que comparten sus trucos y conocimientos para cuidarlo mejor.
Es una manera de que las personas se sientan cómodas y disfruten de su pelo natural sin pensar que tendría que ser de otra manera de cómo es.

No es para nada una cuestión estética solamente, tiene que ver con poderse relajar y con tener confianza personal.

Hay miles de personas que tienen el pelo encrespado y 'sin forma', y que piensan que ese es su tipo de pelo, "¡qué le vamos a hacer!
Y, sencillamente, es que aún no han encontrado la manera de cuidarlo para realzar su propia forma natural.

Lo importante es conocer mis rizos, saber tratarlos, divertirme con ellos y para mí, SOBRETODO, poder despreocuparme de ellos.

Algunos consejos para cuidar el pelo rizado
  • Primer paso: CAMBIAR NUESTRA RUTINA DE PEINADO

¡Deja de refrotar el cabello con la toalla al salir de la ducha!
Lo único que consigues es abrir la cutícula del pelo, haciendo que pierda su hidratación natural y que quede seco, quebradizo y sin forma. Si quieres secarlo un poco, ponte cabeza abajo y, con una camiseta de algodón o satinada, empuja suavemente los rizos como si fueran un muelle.



¡Deja de peinar el pelo cuando está seco! Lo único que conseguimos al hacer eso es quitarle la forma. El pelo ondulado y rizado es mejor peinarlo mientras te duchas.

¡Deja de peinar el pelo con un peine normal! Te recomiendo peinarlo sólo con los con los dedos o con un peine de pocas púas.

Cuando esté seco, ¡intenta no tocarlo! Y, si lo haces, que sea
 de una forma que potencie los rizos y no al revés.
Por ejemplo, puedes poner las yemas de tus dedos en tu cuero cabelludo y mover la mano como si te estuvieras rascado. Eso dará volumen a las raíces.
También puede poner tu mano debajo del rizo como si fuera un cazo y empujar los rizos hacia arriba como si se tratara de un muelle.

  • Segundo paso: CORTAR EL PELO DE FORMA DIFERENTE
Un buen corte de pelo rizado es aquél que identifica la forma natural del pelo y la potencia.
Hay una forma ideal para cortarnos el cabello respetando la estructura propia del rizo.

Lo primero es cortar el pelo en seco, para poder identificar bien cómo es cada bucle u onda al natural.
Lo segundo, es cortar el pelo bucle por bucle y onda por onda, para asegurarnos de que el corte no los hace ir contracorriente de su forma natural. 

Es muy fácil hacérselo una misma, y con este video puedes ir practicando.


  • Tercer paso: CAMBIAR LOS PRODUCTOS QUE USAS
El cabello está vivo, y es como una planta: cada una necesita un tipo de alimento, de trato y de hidratación diferente.

El cabello también necesita diferentes nutrientes según su porosidad, grueso, composición...

¿Qué productos usas actualmente para tu pelo? ¿Champús y mascarillas de supermercado? ¿Para el pelo rizado o para alisarlo? ¿O quizás una colega tuya hace una barra de jabón artesano que es lo único que te estás aplicando en el pelo ahora mismo?

Sea lo que sea, te recomiendo revisar la composición de los productos que usas en tu pelo.
Principalmente, nos interesa EVITAR dos ingredientes:
Los sulfatos y las siliconas.

Los sulfatos se encuentran principalmente en el champú, y las siliconas en los acondicionadores.
Si quieres saber un poco más sobre porqué es mejor evitarlos, te dejo la explicación más abajo.

Encontrarás champús sin sulfatos y acondicionadores sin siliconas en tiendas especializadas, en algunas tiendas ecológicas y comprándolos a productores que especifiquen claramente que no usan estos ingredientes (en google es fácil encontrar marcas que venden productos libres de estos componentes).

Además, ¡hay muchas cosas que puedes fabricar en casa tú mismoa!

De vez en cuando te recomiendo aplicarte mascarillas a base de ingredientes naturales para aportar proteínas y nutrientes a tu pelo. 
¿Tu pelo está seco? Usa miel, aceite de coco, aceite de argán, plátano, miel... ¿Tu pelo necesita estructura? Dale un baño de proteínas, con el yogur, gelatina,...

Si te gusta definir los rizos y fijarlos, hay algunos fijadores que son menos agresivos que los que llevan alcohol (tipo las espumas comerciales). 
Por ejemplo, puedes usar gel de aloe vera casero o de los que venden preparados. O hacer en casa un gel de linaza, que también tendrá un efecto fijador.

Si tienes el cuero cabelludo seco... 
Una alternativa es lavarse el pelo con ingredientes tipo el bicarbonato, aceites limpiadores... Puede servirte si tu cuero cabelludo no es muy graso.
También puedes hacer lo que se conoce como Cowash: lavarse el pelo con un acondicionador. Pero, ¡ojo! Para hacer cowash, es imprescindible que el acondicionador sea sin siliconas.

Si te gusta aplicarte aceites en el pelo, NO PUEDES PERDERTE ESTE POST DE LA TIA MARUJA. Te ayudará a entender la diferencia entre los aceites, y cómo evitar el temido efecto "siliconas"

LAS SILICONAS Y LOS SULFATOS: porqué la solución es el problema.

Muchos productos cosméticos llevan siliconas.  Las siliconas actúan como una película plástica que recubre una parte del cuerpo o del cabello y la deja lisa, brillante, y con un tacto suave.

Puedes notar la presencia de siliconas por ejemplo en la típica crema de manos que te deja un tacto sedoso después de usarla. Son cremas de manos que hacen una película suave en nuestra piel pero que no la nutren en profundidad. Como si la maquillaran.
    Las siliconas también se pueden notar fácilmente en mascarillas o acondicionadores para el pelo. Es obvio que si tu pelo tiene un aspecto saludable sólo después de lavarlo y aplicarle productos, el cambio no está siendo profundo.
    Las siliconas son como un síntoma más de la 'era plástica' en la que vivimos.. "Que se vea muy bien por fuera y, lo de dentro,... mejor que no se vea"

    Que no nos engañen, que nos digan la verdad

    El problema principal de las siliconas (y aquí es donde empieza el verdadero bucle), es que NO son solubles con el agua. TACHÁNNNN.

    ¿Y qué? Te preguntarás.
    Pues que al no ser solubles en agua, necesitamos eliminarlas con un producto más fuerte.

    Las siliconas sólo son solubles con sulfatos, un ingrediente que limpia muy bien, sí, pero que es tan agresivo que disuelve casi todas las grasas, incluso las grasas naturales de nuestro cuero cabelludo. También puede alcalinizar demasiado el PH del cabello (cientificismos aquí, por favor). 
    O sea, reseca, debilita y deshidrata el pelo.
    El pelo rizado es un pelo más quebradizo y retiene menos la humedad, con lo que mantener un poco de su grasa natural es parte esencial de su salud y de su hidratación.

    Si tenemos en cuenta que los rizos se encrespan y pierden forma normalmente por falta de humedad, parece evidente que los sulfatos NO son nuestros amigos.

    Y... ¿Cuál es ese producto rico en sulfatos que tanto podría inquietarnos? 
    El champú.

    Es decir, rebobinemos:
    Tengo el pelo hecho un estropajo y quiero que se vea bien.
    Con las mascarillas y acondicionadores que uso mi pelo se ve sedoso y nutrido y estoy encantada de la vida.
    Para quitar esos productos no tengo más remedio que usar un producto fuerte que me reseca el pelo y el cuero cabelludo y lo deja hecho un estropajo.
    Tengo el pelo hecho un estropajo y quiero que se vea bien.
    Y vuelta a empezar...
    Es un bucle sin fin.

    Dejar de usar sulfatos y las siliconas es un paso muy importante para restaurar la salud del cabello rizado.

    Si usamos una rutina de lavado y cuidado que no lo haga más quebradizo, sino que le aporte humedad y "lo apoye tal y como es" (si... ¡tal cual! es una rutina terapéutica), el cabello se relajará, hará su vida y podremos despreocuparnos de él.


    ¿Conoces alguna idea más?

    Aquí mucha más información:
    http://www.naturallycurly.com/
    http://mividarizada.wordpress.com

    4 comentarios :

    1. Veo que compartimos algo más que la afición por las masas 😊

      ResponElimina
      Respostes
      1. También sigues la "curly revolution"? ;-P

        Elimina
      2. Digamos que mi pelo ya tiene de por si suficiente "revolution" jajaja

        Elimina
      3. Jajaj, pues bien hecho, como tiene que ser ;) :-P

        Elimina

     

    ...La comida que me hace cantar....